Madre primeriza en apuros II: La cuna con pinchos.

Aventuras y desventuras de una madre primeriza en apuros, volúmen II

bebe-duerme-gorrito-oso-p

Qué bebé más rico, que dormilón, es un koalita. Oye qué alegría de criatura, solo come y duerme. ¿Cómo duerme tu peque? Fenomenal, decía yo más ancha que pancha, sintiéndome una privilegiada del mundo mamil….

Pero todo lo bueno dura poco, y conforme el peque ha ido sumando meses a su extensa vida, la cosa ha ido volviéndose digamos… peliaguda.

Se ve, que la mini cuna preciosa y cálida que nosotros creemos que es cómoda, no lo es en absoluto, de hecho tiene pinchos. Pinchos pequeños y afilados que clavan sus garras en las carnecitas prietas de mi retoño, cuando mamá o papá, contentos con sonrisa de conejo desquiciado, proceden a dejar al tranquilo y durmiente bebé. Ahí es cuando la trampa caza niños durmientes se activa y claro, el pequeño chilla cual hiena agonizante, mientras la taquicardia hace mella, en tu ya hastiado corazón a esas horas de la noche.

Porque durante el día, alguna siesta breve y fugaz no es tan complicada. Y especifico durante el día, porque por las mañanas, una horita escasa con suerte es posible, pero por las tardes, ese momento del día tan largo y espeluznante, en el cual la falta de luz solar desde las 18h, ayuda enormemente a tu estado de ánimo (y el frío polar en la calle, ya ni te cuento), la siesta en su formato original no existe. Se acabó. Desapareció. Adios forever. Te echaré de menos. Ahora, toca incrementar la contractura cristalizada de tu omoplato derecho.

Globos, despliegue de juguetes, karaoke improvisado, intentos frustrados de hacer algo…Menos mal que el descafeinado te espabila a tope…(Con un café doble en la lactancia por la mañana, es suficiente, lo que me faltaba es que la cafeína activará al pequeño trotamundos).

Con suerte, alguna noche en la que cae rendido en los brazos de Morfeo, mientras tú escapas de puntillas sin crearte muchas expectativas, puedes ducharte, tarareando incluso, cenar todo lo que te has planteado cenar, ver tu serie favorita entera, y como colofón y para celebrarlo, te tomas un helado con una sonrisa de felicidad, mirando alegre a tu marido que también disfruta del momento. Idílico. La vie est belle.

Pero desde hace semanas, la tónica habitual cuando llega la noche (esto es con nocturnidad y alevosía) es que solo quiere brazos de mamá. Y encima nos mosqueamos. La criatura es lista. Y yo como psicóloga, paso olímpicamente del tal Estivill. Mi salud mental vale más.  No me apetece. No creo que tenga conciencia tan pequeño. De hecho, él mismo donde dijo digo, dice Rodrigo, y se retractó de la viabilidad de usar la técnica duérmete niño antes de los tres años. Puedes verlo aquí.

cq5dam.thumbnail.633.346Ni que decir tiene que respeto profundamente a aquellos padres que lo apliquen. A los que duermen haciendo colecho y a los que lo tengan en su cuna en otra habitación. Cada uno, hace lo que mejor le viene para garantizar el descanso de toda la familia. Yo personalmente, desde que nació mi peque, practico la “cohabitación”, es decir, duerme con nosotros en nuestra misma habitación , pero en su cuna. Es cuestión de preferencias. Yo no podría dormir con el peque en mi cama, estaría tensa y no descansaría bien, por miedo a aplastarlo o hacerle daño. Prefiero tenerlo cerca para atenderlo rápido, pero en su propio espacio.

Como madre y como profesional, estoy optando por usar dosis de paciencia, amor y comprensión, aunque haya días que clame al cielo pidiendo piedad.

Aquí te dejo algunas sugerencias para ayudar al peque durante la noche y aliviar el sufrimiento de la madrecaramapacheSeñortenpiedad:

1.Establece desde el minuto uno rutinas de sueño. Desde que nacen están adquiriendo hábitos y cuanto antes mejor. Una rutina de sueño, es baño relajante (o al menos baño, porque si lo baña papá el spa se convierte en el parque acuático). Seguimos con masajito con crema y si puedes un poquito de música. Si puedes Mozart (estimula cognitivamente), pero si vas con prisas, lo que tengas a mano, pero no Heavy Metal. Yo escucho Kiss FM, es música variada. Como gustos colores La idea es desactivandolo fisiológicamente (esa es la idea…).

2.Cena. Si das el pecho, dáselo en el mismo sitio, con luz tenue y en silencio. Si no, evita televisión o luces de neón…

3.El ritmo circadiano debe instaurarse (a los tres meses ya debe estar ) y eso depende de la luz. Diferenciar día noche. Durante el día , haz el        ruido que tengas que hacer (evita panderetas en su oído en la medida de lo posible) y la luz debe ser la normal. No eches persianas, nada de cueva        de la Macaca. Durante la noche si debe imperar el silencio y la oscuridad.

4.Canción de cuna o cuento en función de la edad del peque.

5. Un poco de arrullo y a la cuna ANTES de que se quede completamente dormido. Tendrás que hacerlo con constancia varias veces 10,12, 157 o 500. Manténte firme. Si llora vuelves a cogerlo, arrullo y cuando se calme cuna. La idea es que aprenda a dormirse el solo y cuando despierte esté en el mismo sitio que cuando se durmió. De esta forma, aprende mecanismos para ir durmiendo sin brazos.

6.La rutina de sueño debe ser a la misma hora cada día. Si algún dia, por motivos excepcionales es más tarde no importa, pero intenta no pasarte. 19,30-20h baño y a las 20,30 estar cenando. Esas son mis horas minuto arriba o abajo, adáptalo a tus necesidades, pero intenta que el peque no se acueste más tarde de las 21,30h. Eso le ayuda a descansar.

7.Mientras tome pecho, se despertará más durante la noche,(eso dicen). Aunque es cierto, que conforme crezca las etapas del sueño del bebé se irán estableciendo y dormirá más horas de un tirón.

8.El chupete puede ayudar a conciliar el sueño a través de la succión. Aunque se lo quites pronto, dárselo lo ayuda a calmarse (siempre a partir del mes, que es cuando la lactancia está ya instaurada). Pero solo con función dormir, no lo tengas enganchado al chupe todo el día. No lo hagas dependiente y sobre todo, no se lo metas a presión. Si no lo pide o ves que no lo necesita, NO SE LO DES.

 

422598_280895465356425_1606274343_n

Hasta los tres años los peques están aprendiendo a dormir solos, no saben si volverás, donde vas, empiezan a soñar, y sus fases de sueño se están instaurando. Ahora, ya tiene capacidad para decidir, para quererte a su lado, para protestar porque no estas cerca y él está solo. Te necesita.  Paciencia. Es mejor no pensar en la serie que no estas viendo o en las sesiones de amor que le debes a tu cariño. Respira hondo. Valor, fuerza y honor.

Ampliaré con otro post este tema, ya que sois muchas las que teneis dudas, y servidora que también está en plena vorágine de bebé, sabe lo importante que es leer cositas para no sentirte sola e ideas para aplicar.

Comparte tus truquis de madre intrépida para ayudar a dormir al chiquitín. Serán más que bienvenidos.

Besos.

182

Sara

Compártelo en tus redes sociales!

Dejar una respuesta