La solución está en ti

todo-lo-que-necesitas-est-en-ti-866285f7-c5b9-43b9-a92c-359f36afd17a

Fotografía de Yolanda Ternero

Todos hemos pasado alguna racha, en la que no nos hemos aguantado ni nosotros mism@s , una racha en la que nos hemos encontrado incomprendidos, solos, apáticos, frustrados, bloqueados…
No nos apetece ver a nadie, ni hablar con nadie, ni contar nuestros problemas, si total ¿Para qué? Mi problema, no tiene solución, y si la tiene, esta persona no podrá ayudarme…
Siempre digo, que las “rachas”, son indicadoras de que algo no funciona bien. Pueden deberse a estrés, hormonas, acumulación de tensión o simplemente mala gestión de nuestra vida y/o nuestras emociones.

Un día malo, lo tiene cualquiera, pero una “racha” ya son varios días. Cruzándote de brazos, no conseguirás salir solo de eso, ya que lo más probable, es que o empeores o pases esa etapa, sin haber aprendido nada, sin haber aprovechado la ocasión para conocerte más a tí mismo, para conocer más, acerca de tus mecanismos internos, de tus necesidades, de tus deseos…
Pasamos por la vida de puntillas, solo dándole importancia a las facturas, a protestar, al que dirán, a lo material…pero ¿y luego qué? ¿Qué es, lo que vale realmente de todo eso a lo que le estas dando tanta relevancia? ¿Qué quedará cuando no estés? ¿El jersey de marca en el que te encaprichaste ayer? ¿El IPad que tenías que comprarte a toda costa, para poder seguir viviendo? ¡Ah, no! Es verdad, el critiqueo constante de los demás, de “fulana me dijo que, mengano ha hecho tal o fíjate que fuerte…”

Descubrir que tienes una vida vacía, no es muy gratificante en el momento, es cierto, pero más vale tarde que nunca. Antes de fijarte en la vida de los demás, descubre que es lo que falta en la tuya, y ponte manos a la obra.

1526344_686806681372076_2055790292_n

 

Si estás pasando una etapa, en la que no puedes concentrarte, no puedes dormir, tu estado de ánimo es pésimo, etc. Busca el origen. Recuerda que aquello negativo y tóxico que no se exterioriza se vuelve síntoma en el cuerpo.
Tu mente te está hablando. ¿Qué es lo que te pasa? ¿Qué es lo que te falta? ¿Cómo puedes conseguirlo? Si no encuentras los porqués, no te rindas. Los psicólogos, no estamos aquí para adornar mesas, sino para AYUDAR. Pedir ayuda es el gesto más difícil, pero es también, el que más beneficios te reportará en tu vida. Se humilde. Reconoce, que necesitas que alguien te guíe en esa búsqueda. No saber gestionar nuestra vida o nuestras emociones, no es estar loco. Nadie nace sabiendo eso, o bueno, posiblemente de niños supiésemos más, pero se pierde con el paso del tiempo. Desaparece en un mar de materialismo, absurdeces y tonterías que nos llenan la cabeza, cuando somos “adultos”.

Reconocer tu propio estado de ánimo, tus emociones, saber manejarlas y hacer eso mismo en los demás…Eso es Inteligencia emocional. Puedes ser Einstein, pero si no te conoces a ti mismo no darás el 100% de ti. No llegarás realmente, dónde podrías llegar. Y para ello, es preciso saber DÓNDE quieres llegar.

¿Qué fácil no? Pues no siempre lo es. La verdad es, que casi nunca, porque perdimos esa capacidad de escuchar a nuestro corazón…

“Cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar. Siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad, con que respiraste el día en que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga. Aguarda. Quédate quieta y en silencio, y escucha a tu corazón y cuando te hable, levántate y ve donde el te lleve ” (Susana Tamayo)


Así que, no lo demores más, deja de procrastinar, siéntate. En silencio y coge una hoja de papel. Apunta ideas, cuestiones que te vengan a la cabeza, sentimientos…”Lluvia de ideas”. Llora. Suénate con un clinex. Ríe como un loc@ y descubre, ahora en este preciso instante, que la solución… estaba más cerca de lo que pensabas. Está en ti. “Convierte tu muro, en un peldaño”

Tus experiencias y reflexiones, son siempre bienvenidos a este rincón que es tuyo 😉

Os dejo un video de Elsa Punset acerca de la Inteligencia Emocional y de cómo desarrollar hábitos emocionales saludables.

Compártelo en tus redes sociales!

Dejar una respuesta