Eres responsable de tu propia vida…

 

 

Cuando algo no marcha bien, tendemos a culpar a cualquiera o a cualquier situación externa antes que mirar hacia dentro. Es más fácil tirar balones fuera, porque de esta manera me libero de cualquier responsabilidad en pro de mi propio bienestar. Y este es el error fundamental, por eso la sociedad va a trompicones, por eso proliferan las patologías de índole psicológico y aumentan las dependencias farmacológicas.

Queremos que todo cambie sin cambiar nosotros primero. Queremos resultados rápidos, el esfuerzo es agotador y no estamos para eso.
Buscamos profesionales que con su varita mágica nos libren del sufrimiento.

Yo soy clara, desde el principio y en consulta explico claramente el camino de la curación emocional. TRABAJO PERSONAL. Mirar dentro de ti, sanar heridas y cambiar actitudes ante la vida implica un trabajo, casi siempre duro y un “volver a programar el ordenador” programado previamente de manera disfuncional.
Pero yo como profesional no curo, yo acompaño, asesoro, te doy mi mano en tu camino de recuperación que será todo lo profundo y completo que tú estés dispuesto a trabajar.

Cuando hablo de esfuerzo y se avecina trabajo, muchos salís huyendo. Otros tras una rápida mejoría ya no volvéis. Para que, si ya estoy mejor. Os dais (a mi no me engañáis) mil y una excusas para justificaros. Mejor seguir mirando cómo hasta ahora hacia otro lado, porque mirar dentro de uno mismo asusta, está oscuro y la reflexión sobre quién soy, que quiero y hacia dónde voy es compleja. Mejor el piloto automático y a seguir HACIENDO LO MISMO.

Ya decía Einstein: “Si quieres resultado diferentes, deja de hacer lo mismo”.

Deja de quejarte de ti, de él, de ella, de todos, de aquello que te pasó. Coge las riendas de tu vida y si quieres VIVIR deja de patalear y trabaja. Trabaja duro por conocerte a ti y a tus demonios y poder convivir todos en armonía.

 

 

Porque de eso se trata de VIVIR, de CONVIVIR y de exprimir cada segundo de vida que se nos brinde.

Es tu responsabilidad. Pide ayuda. Otra manera de vivir es posible.

Compártelo en tus redes sociales!

Dejar una respuesta