Mal de amores: Superando una ruptura

cupid_dead

El amor mueve el mundo, lo agita todo, es como un tsunami en el enamoramiento que nos ciega y nos lleva a las estrellas, nos hace sentir las personas más dichosas del mundo, las más afortunadas, nos planta una sonrisa de panolis y nos hace que todo sea relativo…

Pero, con la misma intensidad que cuando llega, cuando se va, el desamor duele, duele como una muerte, y como una muerte, hay que superarlo.

Cuando el amor se acaba, y la ruptura es pactada, el sufrimiento existe, seguramente por ambas partes, cada uno a su manera, y cada uno gestionándolo como mejor sabe. Hay historias de una muerte anunciada, en la que alguna de las partes ya hace su proceso de duelo, y cuando llega el momento, aunque sea desagradable, ya está preparada.

1134551686_0Pero el mayor impacto emocional, se afronta ante la ruptura imprevista, ante el desengaño que no nos esperábamos, bien porque realmente haya sido de golpe y porrazo o bien porque estuviésemos con una venda que nos impidiese ver la realidad, ahí es cuando la ruptura arrasa con todo ante su paso. Al igual que en una muerte inesperada, la ruptura tiene varias fases:

1. Incredulidad/Negación: Pensar que esto es una mala racha, que todo va a solucionarse y que la otra persona va a volver contigo.

2. Obsesión: No puedes quitarte a la otra persona de la cabeza, todo gira en torno a lo vivido, y en torno a que puedes o podrías haber hecho para evitar el final de la historia.

3. Tristeza/Apatía: Nuestro estado de ánimo cae, nada nos llena, nada nos apetece. Parece que nada va a volver a tener sentido y magnificamos la situación, pensando que nunca podremos superarlo, que nunca saldrás del pozo.

4. Irritabilidad: Después de la fase de tristeza, llega la de ira, frustración, irritabilidad. No se te puede decir nada, el mal humor es cotidiano. En muchos casos, este sentimiento se puede generalizar a todo el género contrario o a la ex pareja en concreto. Se suelen intercalar los bajones de ánimo y el llanto, con los estallidos de ira, a modo de tiovivo emocional.

5. Reformulación/Aceptación: Poco a poco y de manera natural, vas reestructurando tu vida, asimilando la ruptura y aceptando el cambio de etapa y el hecho de que esa persona ya no está en tu vida. Recuperas la ilusión de manera gradual y sigues con tu rutina.

¿Cuánto se tarda en superar una ruptura?

Pues DEPENDE, y sobre todo depende de ti. De la autoestima que tengas, el amor propio, la capacidad de resurgir de las cenizas y aceptar que la vida está en constante cambio, que nada es eterno, y que nada supone el fin del mundo. Si te regodeas día a día, y cuando el tiempo prudencial de empezar a pasar página (1-3 meses en función de la situación personal de cada uno), no cambia tu estado, hay que pensar en que necesitarás ayuda profesional(¡Y no pasa nada!).

¿Qué hacer frente a una persona que está en la fase aguda de una ruptura?

– Sobre todo respetar. Respetar su necesidad de expresar sus sentimientos, solamente ESCUCHANDO, porque las personas frente a una ruptura tormentosa o inesperada solo necesitan desahogarse. Un abrazo, es más útil que toda la palabrería que nos sale automática y que no le sirve a la otra persona PARA NADA.

– NO des consejos que no te pida, y acepta que no siempre siga los que te pidió. Cada uno es responsable de su vida y sus decisiones y hay que tener en cuenta que en ciertas etapas de nuestra vida, nos es complicado pensar con claridad.

-Respetar los tiempos de “duelo”. La gente, con buena intención sin duda, se empeña desde el minuto cero, en que no estés triste, en que salgas, en que te rías, en que olvides, en que te compres una pandereta y montes una fiesta, en que te eches otro ligue…En fin, cosas, que no tienen ningún sentido, y además son contraproducentes. Cada cosa tiene su proceso, y a menos que naciésemos con el sistema límbico defectuoso, tenemos sentimientos, las cosas nos afectan y de un día para otro no se supera nada en esta vida. La tristeza no tiene nada de malo y llorar es natural. Si al día siguiente de una ruptura la persona está como si no pasase nada, PREOCÚPATE, pues o era una mentira la pareja, o es un psicópata o lo peor, está reprimiendo unas emociones que saldrán más adelante de una u otra forma y con mayor intensidad.

Si el tiempo prudencial para ir encontrándose paulatinamente mejor, pasa y la persona sigue igual o peor, o la intensidad de su tristeza la está afectando ya de manera importante en su trabajo ,familia, aseo personal, salud, etc., recomiéndale que se ponga en contacto con un profesional. 

Estoy sufriendo una ruptura y me encuentro muy mal,  ¿qué puedo hacer?problemas-de-pareja

1. Tómate tu tiempo. Progresivamente irás encontrándote mejor, todo vuelve a su cauce, pero doler tiene que doler.

2. No tomes fármacos para encontrarte mejor (ansiolíticos y/o antidepresivos), eso no te va a ayudar en nada, y puedes crear una dependencia en un abrir y cerrar de ojos, porque ahora estás en un momento vulnerable. Acude a un psicólogo, si la ansiedad o la tristeza son muy intensas y duran muchos días. No te avergüences de pedir ayuda. Lo agradecerás.

3. No pongas en riesgo tu salud. Es normal que el apetito se resienta, pero no puede convertirse en un hábito. Tienes que respetar tus comidas. No aumentes el consumo de tabaco, y bajo ningún concepto consumas alcohol para encontrarte mejor. Como he dicho antes, ahora eres caldo de cultivo para desarrollar una adicción. No es broma. El remedio, es hacer ejercicio. No apetece nada, pero te hará sentir mejor de manera saludable, liberarás todas las emociones que tienes dentro y las endorfinas harán su trabajo ansiolítico y antidepresivo.

4. Deja de mirar fotos de la otra persona, regodearte en eso y aquello, no te va  ayudar a nada. Es como echar vinagre en una herida abierta. Focaliza tu atención en lo que haces. Trabajo, deporte, cocinar, lo que sea tu vida cotidiana. Te despistarás y te descubrirás pensando en tu historia acabada, no pasa nada, vuelve a atender lo que estás haciendo.

5. ACEPTA. Pasados los primeros días de negación, tienes que empezar a aceptar, que la historia se acabó. Ahora te toca reorganizar tu vida y  aceptar que si esa persona no está contigo, NO ERA PARA TI. No te enredes en los porqués que no te llevarán a ningún sitio.

6. No te apetece nada, pero tienes que poner de tu parte pasados los primeros días, y esforzarte por reír, hacer cosas que te hagan sentir bien (aunque no te apetezcan). Se trata de empujar el coche para ayudarle a arrancar. Aunque cueste mucho esfuerzo, en cuánto rueda un poco, ya va rodando con más facilidad. Lo importante es la actitud con la que afrontes este proceso. De ella dependerá que tu recuperación tarde más o menos.

7. Quiérete a ti por encima de todo. La autoestima es la mayor protección en esta vida frente a traumas o golpes emocionales de gran envergadura. Si descubres que no te quieres nada o no lo suficiente, es un buen momento para iniciar un proceso de AUTOMIMO y AUTODEDICACIÓN.

corazon_fuerte2

8. Las personas somos completas sin necesidad de estar con otra persona. Deseo tener pareja, es diferente a NECESITO tener pareja. La dependencia emocional es una esclavitud que hace sufrir mucho a quien la padece, pero que SE PUEDE y se tiene que superar.

9. Piensa en lo que tienes en tu vida, en vez de en lo que te falta. Vale, esa persona no está contigo, pero no está porque NO TE QUIERE. Es así de duro, pero es la realidad, sin embargo, tienes personas en tu vida que SI te quieren y a quienes si les importas. Si no te quiere, no te merece. Tú mereces a alguien que te quiera, no mendigar amor.

10. Pide ayuda profesional si te sientes desbordad@. Insisto. Para eso están los psicólogos. No tratamos a “locos”, sino a personas que pasan por etapas complicadas. Te sorprenderá gratamente y te será de mucha ayuda.

El amor es algo maravilloso, pero como todo en esta vida, quien se embarca en esta gratificante experiencia, se arriesga a naufragar…

Compártelo en tus redes sociales!

Dejar una respuesta