Como volver de las vacaciones…y no morir en el intento.

 

sindrome-postvacacional-668x400x80xX

Venga, venga, no lloriqueéis, los que estáis aún, disfrutando del maravilloso arte de no hacer nada…

Pero, volver volveréis ¿no? y rogaréis al cielo, por un remedio para no caer en el profundo pozo del “Síndrome postvacacional” (que nos gusta un síndrome madre mía…).

Pero no os alarméis, podéis llamarle síndrome, que tiene mas empaque o podéis llamarle, “guantazo que te da la vida con la vuelta a la realidad”,¡ zas en toda la cara!, que así, es mas de andar por casa…

A lo que iba, que sois muchos los que aún, andáis de pingoneo veraniego, pero también seréis cientos de miles, los que habéis aterrizado en el planeta tierra, con la frase en la boca, “que poco dura lo bueno…”(servidora está en este grupo).

Así que, generosa como soy y altruista, como me he levantado esta mañana, he decidido compartir con vosotr@s algunos consejos, para que el zarpazo de la rutina, no te pille en paños menores…allá vamos:

1. Intenta volver a casa un día antes….(¡pero que dice esta loca!) Que siiii, hacedme caso, que si es posible y lleváis un mes rascándoos la panza en un apartamento playero, volver a casa un día antes, será mejor para gastar unas horas deshaciendo maletas (lo poco que se tarda en llenarlas y el trabajo a jornada completa que es deshacerlas ¿eh?), asimilando el cambio de casa (leche que es la tuya, tu cocina, tu salón, tu sofá que no se hunde, ¡¡¡tu w.c!!!!), porque aunque “en ningún sitio como en casa” es un dicho real como la vida misma, a la vuelta de las vacaciones, la odiamos, la odiamos mucho y solo queremos mirarnos y requetemirarnos lo guapísimos que estamos tan bronceados, deleitarnos con lo que estaríamos haciendo a tal o cual hora y echando de menos, hasta la tele diminuta de los chinos, que teníamos en el apartamento (no te digo ná, de los suertudos que tenían lobby bar en el hotel…). El caso, es que si tienes las posibilidad, no dejes para las 12 de la noche, del día de antes de volver al curro, para afincarte de nuevo en tu domicilio.

home-sweet-home-clipart-imagesbest-picture-home-sweet-home-sign-clipart----leventslevents-tpfatqnn

2. Date una ducha, de las que gastan agua,la noche de antes de volver al planeta del humano trabajador; relájate lo que puedas, disfruta de tu esponja, de ese agua de casa que reconozcámoslo, te deja el pelo como la seda y la piel sin manchas blancas, y cuando tus dedos sean garbanzos en remojo, ya puedes salir, coger tu albornoz con pelotillas que tanto amas y aplicarte tu crema con olor a playa, que hará que tu cambio no sea tan brusco…

3. Acuéstate temprano, si, ya se que no te manda a la cama ni el Tato, que solo quieres tomar mojitos hasta las tres de la madrugada, pero como el cuerpo es un bribón y se acostumbra rápido a lo bueno, hay que volver a acostumbrarlo, a las rutinas espartanas. Acuéstate pronto y levántate pronto. Cena poquito y pronto.

sindrome-postvacacional

4. Vuelve a los desayunos saludables. El “una vez al año no hace daño”, que ha sido tu lema cada mañana, mientras tragabas croissant de chocolate, crépes o donuts, regados con batidos con kilos de azúcar, debe terminar. Pan integral, infusión o café y fruta. Y al lío, que se va el tío.

5 No te peses. ¿Para que alma de cántaro? Si ya sabemos que la buena vida, es lo que tiene. ¿Has hecho ejercicio? NO. ¿Has comido sano? NO ¿Has ingerido bebidas alcohólicas? SI. Pues ya está. Blanco y en botella. No te martirices, esos pantalones que tanto te gustan, volverán a abrochar, en cuanto el cuerpo retome su rutina. Para la retención de líquidos, cola de caballo en infusión (los venden hasta con sabor a piña colada, no te quejarás) y para el flotador que traemos incorporado (era, para ahorrarnos unos eurillos comprando el de plástico…ante todo, seguridad en el agua), bebe agua con las comidas, NO refrescos, NO cerveza y no, caipirinha TAMPOCO.

6. Retoma el ejercicio físico. Que sí, que el planteamiento estaba bien, que nos llevamos las zapatillas de deporte para correr cada mañana,con la brisa fresca dándonos en la cara…pero que para lo máximo que las has usado, es para trepar a esa cala tan chula que te recomendaron, cargando nevera atiborrada de ensaladilla rusa y quintos, junto con la sombrilla y demás utensilios, del día a día playero…Que si, que eso también es ejercicio, lo que tú digas. Pero que no, que hay que volver a SUDAR. Te recomiendo, que no te plantees ir 5 días a la semana del tirón, empieza por ir uno o dos y luego, cuando las agujetas te lo permitan, ve incrementando.

7. No te aísles. El que se hayan acabado las vacaciones, no significa que lo haya hecho el verano. Aún puedes ir a terrazas a disfrutar del buen tiempo, a la piscina para mantener el moreno y a compartir buenos ratos con los amigos. Que no se acaba el mundo, que no, que aún hay esperanza.

8. Piensa en positivo. Reír por no llorar no, se trata de ser realistas y no quejarnos por vicio. Que has vuelto de vacaciones, ¡bienaventurado seas, que has podido irte! Que vuelves al trabajo, ¡agradece encarecidamente el poder tenerlo!, que vuelves a tu casa, ¡que suerte tener casa! ¿Acaso digo mentiras? No ¿verdad?, pues no seas abusón leche, que todo tiene su fin como diría Medina Azahara….

9. No dejes hábitos saludables como son leer, echar fotografías de todo lo que te pasa por delante, levantarte con una sonrisa y ganas de comerte el día,escuchar música buen rollera y cantar a pleno pulmón, como si no hubiese mañana,  arreglarte, hasta para ir al kiosko a comprar pipas…sindrome postvacacional comic vertical

10. Las vivencias de ayer, son los recuerdos del mañana. Qué poético me ha quedado, pero es la realidad. Mañana podrás deleitarte con esos momentos de relax vividos, y volar a ellos siempre que quieras….Ya son tuyos, para siempre….

Venga que no se diga, que lo negro, oscuro y siniestro que sientes, lo creas tú. Que si viviésemos en eternas vacaciones…¿cual sería el aliciente? mafalda_pies_tierraHD

Compártelo en tus redes sociales!

Dejar una respuesta