NO TE RINDAS

 

Hoy es el día internacional de la prevención del suicidio. Yo creo que todos los días del año, cada año, deberían ser ese día.

400_F_29826087_63RHTjgtneCCJrWalinvMGN0XoKcOhSL

Todos hemos pasado por momentos más o menos amargos. Momentos duros que nos nublan la visión y no nos dejan ver más allá de un sufrimiento hondo, que nos desgarra el alma. El dolor psíquico en su estado más salvaje, puede arrancar de nuestro interior, lo más importante, lo esencial….el sentido de la vida.

Sin embargo, como las nubes negras que amenazan tormenta y descargan con furia durante uno, dos o quizás tres días sin tregua…igual que vienen, se van. O quizás, no se vayan, porque nos agarramos a ellas con más fuerza de la que deberíamos.

Todos los que hemos vivido alguna experiencia cruel en  la vida, hemos visto pasar una sombra negra, que nos impide ver la luz. Yo también la he visto. Pero si algo siempre me ha salvado, ha sido un chaleco salvavidas, que me acompaña desde niña; mi extremo amor a la vida.

He podido descender a los infiernos de la sinrazón, he podido no encontrar consuelo en nada, ni en nadie, pero he aguantado la tempestad, con la firme convicción de que sobreviviría, de que mi amor por la oportunidad de estar viva, sería mayor.

A pesar de declararme una firme enamorada de la vida, no juzgo a aquellos que un día decidieron quitarse la suya. ¿Quién soy yo para eso?

Muchos lo tacharan de egoísmo, de salida fácil, de ingratitud, pero… ¿Acaso hemos estado alguna vez en una mente atormentada hasta tal punto de decidir eso? Con esto, no pretendo hacer apología del suicido, en absoluto, pero etiquetar o juzgar, me repugna. Lo que si pretendo, es dar unas palabras de aliento, a todos aquellos que en algún momento, habéis saboreado el fango amargo de la vida, a los que lo estáis haciendo ahora o lo haréis mañana.

La muerte no es un alivio, no es una liberación. La muerte, premeditada y opcional, no es la única salida. Hay luz después del túnel, SIEMPRE. La vida, tiene una misión para ti, un porqué de todo eso, que ahora te pueda parecer incomprensible. Todo lo que creas que no tiene solución LA TIENE, menos la muerte, esa, no tiene retorno.

E1FA6C97E69394BA505F1790F175No lo hagas por nadie, simplemente por ti. Aférrate a la vida y date la oportunidad de vivirla con otros ojos, con los ojos de un niño, que cada día saborea lo bello que le puede ofrecer. Al menos, date una tregua, no ahora, date un plazo, seis meses, un año…pero NO TE RINDAS.

No te rindas, aún estás a tiempo.

De alcanzar y comenzar de nuevo.

Aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,

liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje,

perseguir tus sueños, destrabar el tiempo,

correr los escombros, y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme, aunque el miedo muerda.

Aunque el sol se esconda, y se calle el viento,

aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo.

Porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas, quitar los cerrojos,

abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto, recuperar la risa,

ensayar un canto, bajar la guardia y extender las manos.

Desplegar las alas e intentar de nuevo,

celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme,

aunque el miedo muerda,

aunque el sol se ponga y se calle el viento.

Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.

Porque cada día es un comienzo nuevo,

porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti

 

Compártelo en tus redes sociales!

Dejar una respuesta