Mi pequeño héroe.

img_0170

Hoy era el día de tu actuación navideña en el cole. Ibas de pastorcillo y cómo no eres amigo de disfrazarte, esta mañana ya tuvimos toros y torillos. Yo con la falta de paciencia que amanece conmigo algunos días, hubiese tirado la toalla.

Papá te ha llevado al cole y una hora más tarde volvíamos para ver tu actuación. Se iban a juntar dos clases de un año (23 o 24 niños con sus padres dobles) más los bebés más pequeñitos y sus papás, total, caos asegurado.

La idea era juntaros en un aula y veros a todos juntos. Yo estaba segura de que en el momento que llegasen los padres, ningún niño aguantaría en su sitio. Y así ha sido. Ninguno, excepto cinco grandes. Cinco pequeños héroes entre los cuáles estabas tú.

Al llegar hemos podido hacernos un hueco entre la selva de familiares y el estruendo que no dejaba oír el tenue villancico del burrito sabanero. El villancico que llevabas ensayando mucho tiempo.

Y allí estabas, muerto de miedo con una cara mezcla de sueño y de tierra trágame, pero guardando el tipo y tocando tu pandereta. Nos has visto, pero no has abandonado tu puesto. Me ha temblado la campanilla y se me han llenado los ojos de lágrimas, cómo casi con todo lo que tiene que ver contigo. En un principio pensé que sería pena. Me equivocaba. Ahora se que era orgullo. Orgullo de ver que ya no eres un bebé, sino un pequeño hombrecito, con tu personalidad, tus gustos, tu motivación y tu valentía. Una valentía que has demostrado desde que naciste.

Ojala siempre seas tenaz en aquello que quieras hacer en la vida, que nunca te venza el miedo y que seas capaz de adaptarte y sonreir siempre como hasta ahora, sonreirle a la vida y las adversidades. Yo deseo estar ahí a tu lado, para verlo, para verte triunfar siempre, porque se que lo harás, eres demasiado especial para no hacerlo, no es visión de madre, todo el que te conoce lo sabe. Eres luz.

Tu primer gran reto lo has logrado con creces y estoy tan orgullosa de tí que tenía que compartirlo. Mi pequeño gran héroe, como siempre desde que naciste, me has dado otra lección de vida. Te quiero. Mamá.

182

Compártelo en tus redes sociales!

Dejar una respuesta