Madre primeriza en apuros VII: Crisis evolutiva de los 18 meses.

Aventuras y desventuras de una madre primeriza volúmen VII.

 

shutterstock_169702352-1024x791

La etapa desde los 18 hasta los 24 meses es especialmente compleja en los bebés. Comienza un periodo denominado de autoafirmación, en el que el pequeño comienza a despegarse de la dependencia que tenía hasta ahora (sobretodo de mamá) y empieza a expresar sus discrepancias y a tomar decisiones por sí mismo. La manera en la que podrás apreciar esto, no te pasará inadvertida.

Llegará la aparición del NO a casi todas las preguntas, las rabietas, la posibilidad de lo que parece un rechazo a mamá; la etapa de papitis (en este vídeo te cuento este proceso) y pueden empezar a pegar como manera de expresarse.

Pero la independencia no solo es a nivel cognitivo, también domina cada vez mejor la verticalidad, y empieza a adquirir nuevas habilidades; saltar, bailar, correr… Hace muchas cosas por sí mismo y está en un momento en el cual tiene una fuerza y resistencia increíbles. (Te lo conté aquí).

A todo esto, se le suma un súbito “estirón” apreciable en la ropa y en el apetito, (no tendrá fondo comiendo). Nosotros tenemos un medidor de madera y en menos de un mes hemos marcado 1 cm de crecimiento…

 

2832011-abc6c

 

Quiero destacar además de todo lo anteriormente comentado, tres cuestiones que son muy llamativas:

  1. Regresión en el sueño.
  2. Repunte de la crisis de separación.
  3. Salida masiva de dientes (colmillos y muelas).
  4. Aparición de conductas regresivas.

Juntamos todos los factores y cambios y tenemos una fiesta asegurada…

  • La salida de los dientes, va a influir en el sueño y en la irritabilidad.
  • Respecto de la crisis de separación te lo comentaba aquí. Se pueden apreciar repuntes de angustia y un aferramiento a papá o mamá en casa o ante situaciones ya conocidas. Esto es temporal.
  • La regresión en el sueño es quizá lo más llamativo en esta etapa; después de que durmiese en su cuna sin problemas, de pronto empieza a querer dormir solo en brazos (crisis de separación y conducta regresiva normal), la cuna vuelve a tener pinchos, y aparecen de nuevo terrores nocturnos (suelen aparecer en etapas de cambios y adquisición de nuevas destrezas). Es como tener un dejá vu. Volvemos para atrás, o al menos eso parece.andando

Lejos de la realidad, esta aparición de conductas regresivas (pueden gatear, fingir que lloran como un bebé pequeño, buscar el pecho si ya no lo toman, volver a querer chupete…etc) es normal y tiene una explicación.

Ahora se está iniciando un periodo en el que poco a poco deja de ser un bebé y comienza a ser un niño. Su cerebro le manda mensajes de crecimiento, independencia y madurez, pero existe una resistencia a esto. Es como si no quisiera hacerse mayor. Para ello, hace un repaso de todas esas conductas de etapas anteriores, como para asegurarse de que las ha disfrutado todas. Para que nos entendamos, se está despidiendo de su vida de bebé. Este proceso suele durar generalmente de 2 a 6 semanas.

No hay que reñirle, ni negarles el amor y el cariño que demandan, todo lo contrario, esta etapa será más fácil para todos con dosis
extra de cariño y mimos.

Comienza un hito en el desarrollo de tu hijo/a, una etapa complicada, que pondrá a prueba tu paciencia. Pero como todo en el desarrollo de los bebés, ES TEMPORAL.

Nosotros hemos tenido que volver a colechar. Y lleva dos noches durmiendo del tirón. Tan ricamente. Se duerme cogiéndonos la mano, se despierta y al vernos a su lado sonríe. ¿Por qué privarle y privarnos de eso? ¿Acaso no tenemos también derecho a despedirnos de ese bebé que está dejando de serlo?

Ayúdale a gestionar todos estos cambios, simplemente ESTANDO. Acompañándole y haciéndole sentir seguro. Confiando en él y en su capacidad de adaptación, que como siempre, es absolutamente sorprendente.

 

ansiedad_de_separacion

 

Y tú ¿cómo estás viviendo esta etapa?

 

Besos.

182

Sara

Compártelo en tus redes sociales!

Dejar una respuesta