25 cosas que debes dejar de hacer.

efb01449072f38613185fe3be7da7586

En la vida, vamos circulando con el piloto automático, y generalmente, no nos damos cuenta de que entramos en rutinas nada saludables para cuerpo y mente. Cuando las cosas empiezan a irnos cuesta abajo, en muchas ocasiones, buscamos “culpables” fuera de nosotros, intentando justificar que no levantamos cabeza o que las cosas no salen como nos gustaría. La mala suerte, las situaciones adversas, las circunstancias familiares, el jefe, los hijos…El caso es, que no identificas, qué estás haciendo hoy, que te está separando de tus objetivos y de la vida que te gustaría. Te conformas, te quejas pero no cambias nada. Mal asunto.

Hoy me gustaría darte una pista, o mejor dicho 25 pistas, de cosas que si estás haciendo en tu vida cotidiana, es preciso que las dejes YA. El cambio, no se hará esperar. Prueba, no pierdes nada, para quejarse siempre hay tiempo. 😉

DEJA DE: 

  1. Intentar controlarlo todo. La vida tiene elementos que no dependen de tí. Si te empeñas en que todo sea como tú quieres, la frustración y el malgaste de energía están asegurados. Deja que lo que no puedes controlar fluya como tiene que ser.
  2. Vivir a caballo entre el pasado y el futuro. El único tiempo que existe y que puedes disfrutar es el HOY. Centra tu atención plenamente en el momento presente, ya que como indica su propio nombre, es un presente, un regalo. El pasado pasó, el futuro aún no existe.
  3. Quejarte. La queja gratuita no cambia las cosas. Además, es molesta para los que te rodean, y te posiciona en un rol de víctima pasiva. Es una actitud absurda y sin fundamento.
  4. Tener expectativas irrealistas. Esperar desespera. Y si esperas continuamente y además de manera “mágica” posiblemente te caigas con todo el equipo. Ten los pies en la tierra.
  5. Criticar. La crítica destructiva, por el simple hecho del chismorreo de patio, y con el objetivo de poner de vuelta y media y dañar al otro, dice muy poco de ti. O mucho, depende de como lo mires. No hagas lo que no te gustaría que te hiciesen.
  6. Llevar una vida sedentaria. No mueves un músculo desde la última vez que se te cayó el mando de la televisión al suelo. Ponte las pilas, el cuerpo no se queja, hasta que lo hace, y el ejercicio físico es la mejor medicina para cuerpo y mente.4a4ffc09b964a946d28538e24f40fde8
  7. Hablar siempre de ti. Tú, tú, tú, tú. ¿Te has parado a escuchar al otro? ¿Alguna vez has pensado que el otro también quiere expresarse? Deja el monólogo y escucha a los demás.
  8. Vivir la vida de los demás. Vive y deja vivir. Y sobre todo, vive tu vida, no la que tu madre, padre o hermano, quieren para ti. Tu vida te pertenece.No sigas haciendo lo que los demás esperan de ti.
  9. Vivir pendiente del qué dirán. No hay nada más triste que vivir continuamente guardando las apariencias y pendiente del qué dirán los demás. Vives una vida artificial y vacía. Si los demás hablan que hablen, de todas formas, no importas tanto, no eres el ombligo del mundo.
  10. Procastinar. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. El tiempo es oro y aplazar solo sirve para perderlo.
  11. Estancarte en la zona de confort. La vida es lo que sucede ahí fuera mientras tus miedos y tú os arrulláis en la zona “cómoda” e infértil donde nada sucede.
  12. Dramatizar. La vida debe ser vivida, saboreada y reida. No te lo tomes todo tan en serio. Eso es lo que te quedará cuando te vayas. Deja ese careto de estaca y SONRÍE. Nada es tan serio.
  13. Parecer algo que no eres. Superficial y absurdo, es aparentar ser otra persona. Intentar engañar y engañarte representando un estúpido papel, es una pérdida de tiempo.
  14. Fumar como un carretero, beber alcohol como un besugo y drogarte. Si las sustancias son tu pasión, es el momento de dejar de dañar tu cuerpo de esa manera. Toma conciencia. Cuídate. Sé libre.
  15. Decir a todo que sí. No hay nada más pesado que una persona complaciente. Deja de priorizar el “quedar bien”. Dí no, cuando no puedas hacer algo, no pasa nada. Tu tiempo y tus prioridades también son importantes.
  16. Creer que solo tienes derechos y ninguna responsabilidad. Exigir siempre, necesito, merezco, quiero…sin mover un dedo, ni aceptar que las responsabilidades también te pertenecen.
  17. Mentir. A los demás, a ti mismo. Las mentiras tienen las patillas muy cortas y al final todo se descubre. Quedarás fatal y lo que es peor, tu credibilidad se verá dañada. No serás digno de confianza.
  18. Prometer y no cumplir. Cumple tus promesas, sé una persona de palabra, si no, simplemente, no digas nada.
  19. Guardar rencor. No hay veneno más poderoso, que el rencor corriendo por tus venas. Si alguien te hizo daño, supéralo. Házselo saber y sigue tu vida, pero no desees mal a nadie porque puede volverse en tu contra.
  20. Ser un hipócrita. Poner buena cara a todo el mundo y criticar después, es algo despreciable. Dice mucho de tí.
  21. Creerte el ombligo del mundo. No lo eres. Así de simple.
  22. Intentar ser perfecto. La perfección no existe. Entrarás en un circulo vicioso de autoexigencia y de ideales, que te impedirán estar sereno y en paz.
  23. Compararte con los demás. Cada uno, es como es. Eso, es la verdadera riqueza, que todos somos distintos.
  24. Preferir estar mal acompañado que solo. El miedo a la soledad y  la dependencia emocional de los demás, son lastres que tienes que soltar.
  25. No quererte, ni respetarte. Para vivir una vida plena y ofrecer amor de calidad a los demás, tienes que empezar por ti mismo, de otra forma, imposible.

 

4ec70c7013923a083591ef7a30229083

Espero que una vez identificadas estas conductas en tu vida, te pongas manos a la obra para eliminarlas y ser de esta manera más feliz y hacer más felices a los que te rodean.

¿Se te ocurren otros lastres que es preciso eliminar de tu mochila? Te agradecería que los compartieras con nosotros. Lo bueno, se hace más grande al compartirlo.

Besos. 182

Sara

Compártelo en tus redes sociales!
Tags:  

Dejar una respuesta